8.3.09

El valor de una ama de casa


La necesidad nos ha llevado a trabajar fuera de casa y nos hemos convencido de que nos gusta hacerlo. En una sociedad en lo que lo visible es lo que cuesta dinero, la labor de ama de casa no se toma en cuenta, no es valorada, ni por nosotras mismas.

En tiempos de guerra, la ausencia de los hombres que estaban en el frente de batalla, hizo que las mujeres tuvieran que salir a trabajar para sostener a la familia. Luego, el ritmo y las exigencias de la vida moderna, hizo necesario que la mujer trabajara fuera del hogar, para sumar dinero al hogar, cuando el marido no gana lo suficiente, o por necesidad de realización personal.

Otra realidad social, hace que las mujeres se pongan al frente de sus hogares, cuando se divorcian y sus ex maridos parecen entender que también se han divorciado de sus hijos, porque no pasan una moneda para su manutención.

Pero mas allá de estas necesidades, debemos reconocer que decir "ama de casa" parece mala palabra, aún para nosotras mismas. A mi me ha pasado. En tiempos en los que me encontraba sin trabajo, decir que era ama de casa era sentir el sinónimo de inútil.

-"De qué trabaja?" -"de nada, soy ama de casa". "Qué hacen tus padres?" - "mi papá trabaja, mi mamá no. Se queda en casa" . "A qué se dedica su mujer? - "A nada. Yo la mantengo" (esto me revuelve las tripas!)

Una ama de casa "no hace nada". Nada más que lavar, planchar, cocinar, cargar las bolsas del supermercado, llevar a los chicos en brazos, estar parada todo el día y corriendo de un lado al otro, atendiendo a uno y a otro miembro de la familia. De la casa al colegio, al médico, al dentista, sin horarios, sin día libre, sin licencia por enfermedad, ni por maternidad, sin vacaciones (que allí solo se cambia de escenario), sin compensaciones por accidentes de trabajo, ni por trabajo nocturno.
Solo se ve lo que cuesta dinero.

Las amas de casa desarrollan varias profesiones. Cuánto debería pagarse por tener una cocinera, mucama, modista, niñera, administradora, cadete, secretaria, enfermera, psicóloga, maestra particular, nutricionista, jardinera, decoradora, etc. etc. etc.

El trabajo de una ama de casa es un rol social y representa una contribución económica como la que se realiza trabajando desde una fábrica o una oficina. Si no puede ser pagado, por lo menos debe ser reconocido y valorado. Pero para lograrlo es necesario que TODAS tengamos conciencia y estemos convencidas de cuánto trabajamos y aportamos.

Lo más irónico de todo es que aún trabajando fuera de casa, también somos amas de casa.

FELIZ DÍA, MUJERES!