9.1.08

Fuego en la ciudad

Los engranajes mentales cedieron, los músculos adormecidos, se rindieron.
El cemento derretía la rutina. Los árboles enmudecieron.
El aire espeso y caliente parecía negarse a los pulmones. No había luz. No había agua.
De pronto, el cielo se cubrió de plomo, y se quejó ruidosamente. Los ojos se alzaron esperanzados y esos pocos minutos fueron eternos.
Por fin estaba lloviendo, pero no fue suficiente....


Ya perdí la cuenta de los días que llevamos con sensación térmica de 40ª. Se producen cortes de energía electrica y agua, gracias a las insuficientes inversiones de las empresas. El cambio horario que impusieron las autoridades no sirve para nada.
La crisis energética y el cambio climático me hacen pensar en las personas que viven en malas condiciones desde hace tiempo. Tal vez estén mejor preparadas que la mayoría de nosotros.
Qué va a pasar cuando esto se profuncice, si no se toman las medidas preventivas necesarias.
Cada vez somos más personas en el planeta, y no solo no cuidamos los recursos, somos más para cubrir necesidades.
El agua. Qué tema....