21.10.07

mujer perseverante


Hoy en Argentina, es el día de la Madre.
Mi homenaje a todas, con este ejemplo de fuerza y coraje.

Rosario Quispe, mujer jujeña que creó un sistema de microcrédito para ayudar a su comunidad.

Sus primeros años transcurrieron en la Puna jujeña. Pastoreaba ovejas en Puesto del Marqués. Cuando cumplió 8 años, la familia se trasladó a Mina Pirquitas en busca de una vida mejor. Pero los sueños se diluyeron como la empresa minera que en los 80 cerró, dejando en la calle a cientos de puneños que comenzaron a sufrir todas las carencias. Para entonces, Rosario ya se había casado (a los 19 años), tenía varios hijos y su marido estaba sin trabajo.
Rosario Andrada de Quispe comenzó a vender queso de cabra, mientras pensaba cómo alimentar a su familia. Su esposo debía irse lejos si quería ganar un peso, pero no querían separarse.
Nunca se imaginó que el trabajo de voluntariado, que comenzó hace diez años, iba a generar una red solidaria que hoy nuclea a 3.600 socios.
"No teníamos qué comer. Reuní a diez mujeres y les dije que debíamos hacer algo". De ese encuentro surgió la asociación "Warmis Sayajsunqo" (en quechua: mujeres perserverantes).
Se organizan con una líder mujer, un líder hombre y otros vecinos, quienes nos presentan los proyectos. Les entregamos la plata, ellos hacen el proyecto y la devuelven. No hay un solo moroso".
Rosario fue invitada a exponer esta organización en Brasil, luego en los Estados Unidos y también en Sudáfrica, durante el Foro Mundial de la Mujer.
Pero ella no sólo se ocupó de buscar trabajo para las puneñas. En 1992 muere una de sus tías por un cáncer de cuello en el útero y ahí descubre que muchas habían fallecido por esa enfermedad. "Empecé a estudiar qué era ese cáncer y apareció en mi vida el doctor Jorge Gronda, quien revisó a 150 mujeres y determinó que más de la mitad tenía lesiones cancerosas. Lo peor fue saber que estaban enfermas y no teníamos un centavo para ayudarlas"
Para lograr la verdadera participación de los habitantes de la Puna, las Warmi crearon un sistema económico aborigen compuesto por (a) el Sistema Microfinanciero Warmi: arma un Banco en cada una de las 80 comunidades, que es administrado por la propia comunidad; (b) las Empresas Aborígenes que arman clusteres estratégicos: -gasolinera, cyber satelital, restaurant, empresa de artesanías, barraca para acopio, extracción de oro, curtiembre, cría de truchas, producción de sal, entre otras-, (c) la Escuela de Empresarios Aborígenes que otorga a capacidades gerenciales sin perder la identidad, y (d) el Sistema de Incubación Participativo, que promueve una marca regional y la comericalización conjunta. El sistema se maneja por consenso y según los valores de la cultura andina, y se sostiene con casi 400 voluntarios.

Hoy que estamos a una semana de elecciones presidenciales y que muchos creen que es más facil dar los peces en vez de cañas y enseñar a pescar, les dejo un par de frases de esta luchadora.

“Me sostiene esta causa y la certeza de que somos más los que trabajamos y luchamos por hacer de este país un lugar digno para vivir. Estoy convencida de que vamos a ganar a aquellos que sólo quieren robar, especular y vivir del regalo”

“En Argentina nadie pasa hambre si se propone trabajar, es un país rico con demasiados recursos, no entiendo a la gente que se queda quieta sin hacer nada y deja a sus hijos morir de hambre” .

Hasta donde sé, su contacto es Agustina Roca: cirpa@arnet.com.ar.