22.9.07

Cuando el silencio es cómplice

A diario convivimos con situaciones o delitos ante los que por indiferencia, miedo o ignorancia preferimos guardar silencio o simplemente mirar para otro lado.

Alguien muere en un accidente de tránsito a manos de un conductor que se fuga, y habiendo testigos, deciden guardar silencio.
Tal o cual persona sabe, porque lo ha visto, que aquel individuo reparte drogas a la salida de la escuela. Pero se calla.
Hay quienes conocen las caracteristicas físicas, o aun sus nombres, de los que arrebatan a los bebes de los brazos de sus madres, sabiendo que comercializarán con ellos.
Se sabe que ese vecino muele a palos a su esposa e hijos.
Aunque cueste creerlo, hay mujeres que saben que sus hijas son maltratadas y aun violadas por un familiar directo y callan....
Adolescentes, niños y jóvenes desaparecen a diario en una red de trata de personas, obligadas, drogadas y o torturadas son víctimas de la explotación de sus cuerpos para la pornografía o la prostitución.
Y los clientes saben..... y callan. Y los vecinos saben.... y callan. Y el resto de la sociedad, sabemos y callamos.
Hay miedo ? SI. Hay indiferencia?. SI. Creemos que denunciar, nos mete en problemas y en definitiva es inutil ? SI. Hasta cuando ?

Si bien, la conciencia grupal está creciendo, todavía nos falta mucho. Gracias a Dios hay muchas personas solidarias y concientes que actuan y dan una mano cuando es necesario. Pero hacen falta muchas mas.

Algunos sectores de la política y de la policía nos tiene acostumbradas a que nada cambia.
Los intereses oscuros de éstos, que participan activamente en cada uno de estos hechos, hacen que la impunidad sea cada vez más grande.
No debemos seguir permitiéndolo

En lo que a trata de personas se refiere, lo más increíble, lo que más cuesta creer es la cantidad de mujeres que están en el medio de tanta basura. Participando desde la acción. Maltratando, torturando y comercializando con personas de su mismo género y con chicos. Lejos, muy lejos del instinto básico femenino de protección y amparo.

Ningún hombre, mujer o niño debe ser tratado como una Cosa
Sin saberlo, el silencio nos hace cómplice.....

Marita Verón desapareció en abril del 2002. Y todavía no aparece.
La investigación que ha llevado a cabo su madre, Susana Trimarco, da cuenta que la han llevado a distintos prostíbulos de varias provincias.
En más de una ocación han tratado de desestimar su búsqueda. No obstante, gracias a la acción de esta Madre Valor y Coraje, se han podido rescatar a lo largo de estos años a casi noventa chicas.

En Argentina, el delito de trata de personas cuenta en este momento con media sanción del Senado para que se convierta en Ley Federal.
El proyecto de Ley, tiene un capítulo dedicado a los Derechos de las víctimas que incluyen; recibir información sobre sus derechos. Contar con asistencia psicológicas, médicas y jurídicas gratuitas, pero según Sara Torres, co-coordinadora de la Red No a la Trata y presidenta en la Argentina de la Coalición Internacional Contra la Trata de Personas, “ni siquiera es una ley, sino una mera modificación al Código Penal y, por si fuera poco, con penas que son excarcelables”.
Alberto Ilieff, miembro de la Coalición, apunta que debería ponerse un artículo que obligue al embargo y confiscación de los bienes de los culpables, porque de otro modo, aun siendo encarcelado, el tratante podrá seguir manteniendo “su negocio”

Para evitar nuevas víctimas o para quienes padecen de esta situación hay una línea de atención telefónica nacional
(0800-999-2345) que puso a disposición el INADI (Instituto Nacional contra la Discriminación y la Xenofobia ) que funcionará las 24 horas, atenderá las consultas y derivará cada caso a los organismos competentes.
Tambien en
http://www.redsolidaria.org.ar/
www.missingchildren.org.ar
www.casoveron.org.ar o llamando al teléfono gratuito y confidencial del Programa Nacional Anti-Impunidad 0800-122-5878 de lunes a viernes, de 10 a 18 hs.

La trata de personas es el tercer negocio más redituable del mundo, luego del tráfico de drogas y de armas, con ingresos estimados en 32.000 millones de dólares, según la Organización Internacional del Trabajo (OIT
).